skip to main content

ReConquering Benidorm. Urbanismo sostenible.

ReConquetinq Benidorm

El modelo Benidorm constituye uno de los modelos urbanísticos más amados y odiados de la actualidad, frente a la eficiencia energética y turística que ven unos se opone a aversión de los otros a la jungla de hormigón.

Hoy en día, se acepta ya que la densidad urbana genera eficiencia energética y, por lo tanto sostenibilidad ambiental. Muchos han escrito sobre los beneficios de la densidad en Benidorm: el estudio de arquitectura holandés MVRDV y su proyecto/libro Costa Ibérica, especularon con un Benidorm aún más hiperdenso como única opción sostenible en la costa mediterránea., en “Urban density, creativity, and innovation” (B Knudsen, R Florida, G Gates & K Stolarick, Mayo 2007) se sostiene que la alta densidad fomenta los espacios de creatividad e innovación, sin embargo, tal y como apunta Iribas la densidad no es suficiente, el éxito, sobre todo turístico, de Benidorm es más complejo y reside en una multitud de factores que se combinan en su justa proporción: ubicación, entorno natural, horizontalidad económica… y que son muy difíciles de reproducir en otros lugares. Propuesta de urbanarbolismo para mejorar el modelo urbanístico de Benidorm: La torre reforestadora.

Uno de los beneficios de la alta densidad es la posibilidad de ocupar el menor espacio posible y por lo tanto liberar espacio para la preservación del entorno natural. Sin embargo, hasta hoy esto solo es en teoría, la realidad es que la concentración urbana que Benidorm ha generado, en su propio municipio y en los de los alrededores, la aparición de urbanizaciones de baja densidad cuya proliferación no parece tener fin. Según parece la urbanización de baja densidad es un mal, aparentemente inevitable, que aparece alrededor de las grandes concentraciones urbanas. Benidorm está abandonando el modelo denso. Las agencias inmobiliarias sostienen que la gente prefiere vivir en un chalet en contacto con la “naturaleza”, ¿Es verdad que la gente vive en una torre porque no puede permitirse un chalet? ¿Existe un modelo de alta densidad que pueda ser atractivo para este sector de la población? En urbanarbolismo hemos desarrollado un modelo urbabístico donde la alta densidad es compatible con la conservación, la mejora del paisaje y la creación de nuevo entornos naturales.

Urbanarbolismo, es un sistema de urbanización de alta densidad que establece una simbiosis entre el entorno construido y el entorno natural que beneficia a ambos. El objetivo es reconvertir la actual estructura de torre de Benidorm aumentando el porcentaje de espacios verdes públicos y semi-públicos y preservar y mejorar el bosque mediterráneo circundante a la vez que la ciudad crece con un modelo de alta densidad.

Una de las mejores cualidades del modelo urbanístico de Benidorm es la libertad que permite la normativa urbanística, la minimización de los factores que coartan la forma arquitectónica ha permitido la aparición de una gran diversidad urbana y ha aumentado las probabilidades de éxito de la iniciativa privada. Contrariamente a lo que se pudiera pensar, esto ha creado una ciudad donde el espacio público y el espacio semi-público (las piscinas de las urbanizaciones) son los protagonistas, sin embargo la ciudad carece de lugares de calidad paisajística-natural que conecten las distintas zonas de la ciudad mediante un transporte peatonal.

En estas zonas consolidadas proponemos la minimización de la presencia del automóvil, con el objetivo de crear una red de espacios verdes que comunique la playa con las piscinas, la aparición de cubiertas y fachadas vegetales multiplicaría el números de espacios semiprivados de los que se puede disfrutar. Pero, tal y como dice Andrés Jaque, ecologizar no es verdear, esta red de espacios verdes no es sólo eso, permite la captación de lluvia a través de las nuevas cubiertas y los viarios peatonales (el agua proveniente de los viarios rodados no se puede utilizar) para su almacenamiento . La vegetación utilizada forma parte de un gran sistema de fitodepuración de aguas grises integrado en la trama urbana y que haría que Benidorm se convirtiera en una de las ciudades más eficientes en la gestión del agua.

Al aplicar el nuevo modelo urbanístico en las zonas de crecimiento, el viario rodado se optimiza: la minimiza superficie de asfalto debe dar servicio al máximo número de torres, el resultado es un viario que recorre el territorio adaptándose a las curvas de nivel y que muchas veces adopta una tipología en cul-de-sac oponiéndose a la actual estructura reticular de Benidorm. Los aparcamientos se disponen en altura, para crear la mínima huella en el terreno, construirlos enterrados consume mucha más energía. Las nuevas torres se apoyan en el terreno con una cimentación mínima, permitiendo maximizar la superficie vegetal, los espacios semi-públicos: jardines, piscinas, gimnasios, locales de reunión, se distribuyen en el interior de las torres y en las cubiertas, los lugares con mejores vistas.

En la base de las torres queda un espacio natural liberado para cumplir diversas funciones que denominaremos naturaleza urbano-protegida. A través de este espacio se crean recorridos peatonales entre las torres y el bosque, que unen la playa con las piscinas de las urbanizaciones sin llegar a estar en contacto con el automóvil. A las ramblas, zonas con mayor valor ecológico, se les atribuiría una protección especial con el objetivo de preservar su estructura y su función como corredores naturales que comunican el entorno de Benidorm con la sierra. Aparecen zonas destinadas a la fitodepuración y reutilización de las aguas residuales de las torres integradas paisajísticamente utilizando especies autóctonas, de manera que no sólo se respeta la vegetación existente, sino que se reforesta con más especies aumentando la biodiversidad. La aparición de este espacio libre permitiría, la creación campos de huertos urbanos (pequeñas parcelas alquiladas a aquellos que quieren producir sus propias hortalizas), parques, jardines, campos de golf o simplemente, permitir a la naturaleza proseguir su curso a partir del estado actual.

Se establece una simbiosis entre esta naturaleza urbano-protegida y las torres. Las aguas grises de las torres se utilizan para regar vegetación especializada en la fitodepuración. Esta vegetación ha sido seleccionada para producir unos niveles muy altos de evapotranspiración que hacen disminuir la temperatura. El aire refrigerado es succionado por las torres mediante un elemento de succión diseñado para este propósito, que además constituye parte del espacio comunitario de las torres. El aire pasa por un espacio adyacente al núcleo estructural que contiene un jardín vertical enfriándolo más todavía. El aire pasa por las viviendas y es expulsado en la parte alta de la torre mediante ventiladores pasivos. No toda la vegetación tiene la misma capacidad de evapotranspiración. Se establece una relación entre el número de viviendas del rascacielos y la capacidad de refrigeración del aire del tipo de vegetación.

También se establece una simbiosis entre la ciudad y el territorio. La evapotranspiración producida por la reforestación realizada por Benidorm aumentaría el índice de precipitaciones en las sierras adyacentes entre los meses de Mayo y Septiembre, aumentando la cantidad de agua que recibe la ciudad. Esta cantidad de agua se puede cuantificar según la teoría de (Retro alimentaciones mar atmósfera en el Mediterráneo, Millán 1997). Las tormentas convectivas-orográficas de Verano se producen gracias a la suma de la humedad aportada por el mar (14g/kg) y la evaporada por la vegetación situada en el recorrido de la brisa (6g/kg). Esta humedad choca contra las montañas (que deben tener una altura mayor de 1000m) y se eleva, condensando y formando las tormentas. Benidorm reúne las condiciones de ubicación y la escala para poder participar de este ciclo aportando la humedad suficiente para aumentar sensiblemente la cantidad de lluvia que se produce.

En conclusión, Benidorm, por sus características y su pasado, constituye un lugar ideal para utilizar este tipo de urbanismo, lo que no sólo produciría una gran cantidad de beneficios ambientales sino que proyectaría una imagen sostenible y singular muy beneficiosa para el turismo, Benidorm sería la primera ciudad del mundo en producir lluvia a partir de mejorar su entorno natural.

Imagen vía alicanteconfidencial.blogspot.com

Publicado con permiso de Urbanarbolismo

http://www.urbanarbolismo.es/blog/?p=1032

¿Le gustó este artículo?

Sí: 125     no: 107

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio