skip to main content

Que es la bioconstrucción. Pautas y materiales.

/up/images/featured/images/bioconstruccion_1.jpg

Hoy nadie duda que comer productos ecológicos asiduamente es acercarse a una forma de vida saludable. Muchas personas son conscientes de la gran cantidad de productos químicos, demostrádamente tóxicos, que contienen los alimentos convencionales que compramos en el supermercado, pero ¿somos conscientes de la gran cantidad de productos tóxicos que puedan existir en nuestro hogar?.

Esta pregunta se la están haciendo ahora mismo muchas personas y han llegado a la conclusión de que las viviendas actuales están repletas de elementos nocivos para nuestra salud, Greenpeace ya realizó en 2004 un extenso informe sobre los tóxicos en el hogar. Estos elementos nocivos los encontramos, por ejemplo, en los mismos materiales de construcción: el cemento, con el que están realizadas la mayoría de las viviendas, suele contener metales pesados (cromo , zinc,…); de las pinturas y los barnices derivados del petróleo emanan elementos volátiles tóxicos como xileno, cetonas, tolueno, etc. ; y los elementos de PVC son altamente tóxicos sobre todo en su fabricación y en su combustión.

El problema radica en que, hasta la fecha, ha habido barra libre con la industria química, permitiendo su uso indiscriminado, sin valorar sus efectos nocivos, consiguiendo que nuestros hogares se conviertan en “cócteles” de sustancia químicas.

La bioconstrucción pretende crear hábitats saludables y cómodos que se conviertan en nuestros aliados.

La bioconstrucción no es nada nuevo, nuestros abuelos, tanto en el norte como en el sur, ya vivían en casas ecológicas, aunque muchas veces exentas de los adelantos y comodidades que podemos disfrutar hoy en día. Sus casas, construidas de forma artesanal con tierra, piedra o madera, daban el suficiente cobijo a sus moradores, incluso la mayoría de ellas han llegado hasta nosotros en muy buenas condiciones. Fue la revolución industrial la que llevó a la construcción hacia lo que es hoy en día: un enjambre de cemento, hierro.

¿Por qué una vivienda ecológica?

Hay dos aspectos básicos que busca una construcción con criterios “bio”: el ahorro energético y los aspectos relacionados con la salud.

El ahorro energético es uno de los caballos de batalla de la bioconstrucción desde se desarrolló este método de entender los hábitats. Y aunque hoy en día la arquitectura convencional, la denominada arquitectura sostenible, también hace incapié en esta premisa, el modo de entenderlo es diferente en cuanto a que rara vez se tiene en cuenta por parte de esta el ciclo de vida de los mate buscando, como se hace en bioconstrucción, ecomateriales de bajo impacto medio ambiental.

Los materiales ecológicos biocompatibles en una vivienda hacen que ésta tenga más calidad. Muchos productos que podemos aplicar en bioconstrucción se han utilizado y se utilizan en proyectos de alto nivel como restauración de edificios emblemáticos y viviendas de alto nivel. Y se aplican por su alto nivel de calidad: por ejemplo los morteros de cal y los estucos, las pinturas al silicato, los barnices naturales, etc. y no es que sean excesivamente caros. Además son más duraderos por lo que a la larga ahorraremos dinero.

¿Debemos renunciar a un hábitat sano y natural en aras de una vivienda moderna adaptada a las necesidades de hoy?

Por supuesto que no. Una vivienda ecológica puede disponer de los mismos adelantos que una convencional y con algunas ventajas, además de unos materiales mas sanos: estas ventajas se centran en un mayor ahorro energético (para ello aplicamos la bioclimática), lo que conlleva a un menor impacto medioambiental de nuestra casa y una reducción del tiempo de mantenimiento de la vivienda y , como decíamos antes ,a un gran ahorro energético, lo que nota nuestro bolsillo.

¿Que debemos tener en cuenta en bioconstrucción?

Si queremos realizar un proyecto de bioconstrucción debemos tener en cuenta varios factores. Para empezar es recomendable contratar a un profesional que sepa de ello. Por desgracia los arquitectos convencionales no saben de ecoarquitectura por lo que debemos buscar un experto. Existen buenos profesionales en todo el territorio nacional, no muchos, pero seguro que podremos dar con alguno.

Para empezar se realiza un estudio geobiológico del terreno donde vamos a edificar la vivienda: en este estudio se detallan las posibles alteraciones geofísicas que pueden interferir en los futuros moradores de la casa, para ello se detectan las fallas geológicas, capas freáticas donde discurren corrientes de agua, emanaciones de gas radón, campos electromagnéticos producidos por tendidos eléctricos y transformadores, estaciones de telefonía móvil...

Una vez analizado el terreno y habiendo estudiado las características geográficas, climatológicas y culturales del lugar, y en una estrecha colaboración con los propietarios, se realiza el proyecto adaptado a las necesidades reales de los que van a vivir en él.

Para la estructura podemos elegir piedra, bloques y ladrillos de cerámica, tierra (adobe, tapial, bloques de tierra estabilizada) y madera (maciza o en paneles); esta elección depende del diseño que se realice en función a los materiales que podamos encontrar en la zona. Los aislamientos son muy importantes en bioconstrucción y siempre utilizamos materiales naturales como corcho, celulosa, fibras vegetales (cáñamo, madera, lino, fibra de coco, paja y algodón); el más usado es el corcho aunque últimamente la celulosa y la fibra de madera se están abriendo camino. Los paramentos, tanto exteriores como interiores, pueden ser trabajados con morteros de cal, yesos naturales o arcillas; los dos primeros son fáciles de encontrar y de aplicar. Ventanas, puertas y vigas deben ser de madera tratada con productos naturales y provenientes de talas controladas (lo mejor es que sean de una certificación forestal como FSC). Tanto las pinturas y barnices de exterior como de interior deben ser naturales, transpirables y que no emitan gases tóxicos. Todo el edificio debe transpirar y las pinturas sintéticas no lo hacen, produciendo condensaciones y humedades. Existen en el mercado varias marcas de pinturas y barnices ecológicos de gran calidad fáciles de aplicar y a precios competitivos.

A la hora de la instalación eléctrica debemos tener en cuenta la importancia de disponer de una buena toma de tierra, una instalación en forma de espiga y no colocar cables eléctricos por la cabecera de las camas para evitar el campo eléctrico.

Pautas de bioconstrucción

Ubicación adecuada
• Correcta orientación solar.
• Evitar campos electromagnéticos.
• Evitar campos eléctricos.
• Estudio geobiológico del asentamiento.
• Evitar alteraciones geológicas fallas y corrientes de agua.

Materiales
Ciclo de vida sostenible:
• Extracción respetuosa.
• Reducida transformación.
• Cercanos al lugar.
• Naturales.
• Reciclables.
• Reciclados.
• Biocompatibles.

Eficiencia energética
• Captación solar.
• Inercia térmica.
• Aislamiento adecuado.
• Integración energías renovables.
• Sistemas de aclimatación natural.

Gestión de residuos

Gestión eficiente del agua

Materiales de bioconstrucción

Estructura y cerramientos:
Bloques y ladrillos de tierra cocida.Bloques de tierra estabilizada.Tierra prensada y adobes.Madera.Piedra

Paramentos y morteros
Cal hidráulica y cal grasa.
Yeso.
Arcilla.
Madera.

Aislantes
Fibras naturales (cáñamo, lino, algodón, corcho, paja, celulosa, coco).Arcilla expandida.Aislamientos incorrectos

Acabados
Pinturas al silicato y a la cal.
Barnices naturales con base de linaza.
Conducciones

Conducción de aguas
Polietileno de alta densidad.
Polibutileno.

Bajantes
Polietileno.
Polipropileno.
Cerámica.
Hierro fundido.
Acero galvanizado.

Desagües
Zinc.
Barro cocido.
Polipropileno.

Pavimentos
Barro cocido.
Suelos contínuos de mortero.
Madera.

Autor: Toni Marin periodista y director de la revista EcoHabitar

Publicado con permiso de EcoHabitar

­http://www.ecohabitar.org/

¿Le gustó este artículo?

Sí: 169     no: 164

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio