skip to main content

Piscinas naturales

Piscinas naturales, Jardín
¿Qué es una piscina natural?
Una piscina natural es una piscina que utiliza un sistema de depuración natural para mantener la calidad del agua en lugar de utilizar productos químicos. La piscina natural se puede entender como una mezcla de estanque y piscina y se integra perfectamente dentro del paisajismo del jardín. El manenimiento de una piscina tradicional requiere la adición de productos químicos que irritan piel, mucosas y ojos y el ruido que provoca la depuradora funcionando constantemente puede ser molesto. Una piscina evita estos problemas, la creación de un ecosistema equilibrado lleva a cabo por si solo el mantenimiento de la calidad del agua. Cuando tienes una piscina natural no solo tienes un lugar donde bañarte, has creado un ecosistema que alberga ranas, peces, atrae a pájaros y constituye una isla de vida.

¿Cómo funcionan las piscinas naturales?
Las piscinas naturales se basan principalemente en la fitodepuración utilizando plantas acuáticas y utilizan otros sistemas semejantes a los de los acuarios para mantener en condiciones óptimas la transparencia y la calidad del agua. Existen varios tipos de piscinas naturales, en el más utilizado la piscina se divide en dos zonas, la zona de baño (2/3 aprox.) y la zona de plantas (1/3 aprox.) El agua es absorbida y filtrada por la zona de plantas y devuelta a la zona de baño a través de cascadas u otros canales. La zona de plantas está constituida por gravas de distintos grosores que actúan de filtro y soporte para las raices de las plantas acuáticas y semiacuáticas. Al contrario de lo que se cree, la mayor parte de la depuración no la realizan las plantas macrófitas sino las bacterias que están adheridas a la grava y a las raices. Las raices de las plantas multiplican la superficie a la que las bacterias pueden adherirse, aumentando su número y optimizando el proceso de depuración. El agua, una vez filtrada en la zona de plantas, pasa por un filtro ultravioleta que elimina las algas microscópicas. Cuando instalamos una piscina natural el aquilibrio biológico todavía no se ha establecido, esto provoca que el agua esté ligeramente turbia al principio, el filtro ultravioleta elimina las algas que crean esta turbidez, una vez la piscina ha logrado su equilibrio biológico el filtro ultravioleta se vuelve precindible. El agua se devuelve a las piscina mediante arroyos, cascadas y juegos de agua, esto no es solo un recurso paisajístico, responde a la necesidad de oxigenación del agua antes de ser devuelta al vaso principal.

¿Se pueden tener peces?
Es aconsejable tener peces de pequeño tamaño que son los enemigos naturales de las larvas de mosquito y otros insectos, si embargo el número de peces y su tamaño debe estar controlado ya que un exceso de peces provoca un exceso de detritos y el enturbiamiento del agua.

¿Cómo se limpia?
La piscina natural se puede limpiar con culaquiera de los aparatos con los que se limpia una piscina tradicional. Es importante no dejar demasiados restos de plantas, así como cuidar que no caigan hojas de los árboles cercanos. Para esto a veces se aconsejan redes que eviten la caida de hojas sobre la piscina.

¿Cómo se mantiene?
La principal ventaja de las piscinas naturales es su bajo mantenimiento, no precisan cambiar el agua ni utilizar productos químicos ya que su limpieza se realiza de forma natural. Dependiendo del tipo de piscina natural requiere un mayor o menor mantenimiento. En verano, en los días calurosos, hay que cuidar que no descienda mucho el nivel de la piscina para que las plantas de los borde sigan recibiendo su aporte de agua, pero esto se puede realizar de una forma automatizada. En otoño es necesario recoger las hojas secas que caigan al agua.

Tipos de piscinas naturales.

Existen varios tipos de piscinas naturales dependiendo del grado ayuda tecnológica que damos a las piscina para ayudarla a mantener su equilibrio biológico.

Tipo 1. Funcionamiento completamente natural.
El mantenimiento de la calidad del agua se realiza solo por medios naturales sin ningún tipo de mantenimiento ni energía eléctrica. Por un lado la profundidad de la piscina debe se mayor de 2m lo que crea una corriente de renovación entre la zona más profuna y las más expuesta, lo que evita la eutrofización y la aparición de algas. 2/3 de la superficie serán para plantación y el 1/3 restante será la zona de baño. Esto garantiza no utilizar ningún aparato o medio de control y limpieza. El aga estará turbia cierto tiempo hasta que se alcance el equilibrio biológico, quedando perfectamente apta para el baño. Con el tiempo, se deposita lodo en el fondo y al nadar se remueve y se enturbia. Añadiendo una bomba limpiafondos eliminamos este problema.

Tipo 2. Ayuda a la circulación del agua.
1/2 de la superficie zona de baño y 1/2 zona de plantas requiere la circulación artificial del agua para mantener el equilibrio biológico. Una bomba programada lleva un máximo del 25% del agua de la zona de baño a la zona de regeneración cada 8 horas. Un lecho de grava y guijarros filtran por gravedad el agua que retorna a la zona de baño, ayudando a mantenerla clara sin aditivos de ningún tipo. La bomba puede funcionar con energía solar.

Tipo 3 – Piscina natural con Skimmer.
La reducción a 1/3 de la superficie de plantas acuáticas requiere una ayuda adicional en la limpieza de la piscina mediante un skimmer que filtra los objetos que caen a las piscina. Cada 6 horas se genera una corriente de agua en superficie que arrastra y recoge hojas y otros restos que floten en el agua. Al reducir la aportación externa de nutrientes reducimos sedimentos y eviatmos la eutrofización.

Tipo 4 -Piscina natural con sistemas de filtrado.
Para lograr rápidamente la transparencia del agua se utilizan diversos sistemas de filtrado: filtros de carbono, filtros ultravioleta… en la zona de regeneración de modo que el agua que devuelva a la piscina sea absolutamente transparente. En este caso también hay plantas pero hay mucha técnica a base de filtros y bombas. Dado que tienen que estar en constante funcionamiento los gastos de energía también son muy elevados.

En resumen, las piscinas naturales son un sustituto para los sistemas de tradicionales de depuración de piscinas, presentan inconvenientes fácilmente subsanables y muchas ventajas  ecológicas, energéticas y de mantenimiento. Eso sí, no aptas para los que no les gusten las ranas.


Imagen vía lifeinitaly.com, fcnponds, greenbydesign.com, violeta-arquitecto y land8lounge

Publicado con permiso de Urbanarbolismo

http://www.urbanarbolismo.es/blog/?p=218

¿Le gustó este artículo?

Sí: 70     no: 58

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio