skip to main content

Palacio de Congresos y Exposiciones de Huesca

/up/images/featured/images/base66.jpg

Los palacios de congresos sirven para dotar a la ciudadanía de espacios para las actividades múltiples y concentradas. Se financian con espacio disponible en alquiler, por ello la preocupación principal era hacer una explotación rentable de cada metro cuadrado construido, de modo que pudiera ser usada la mayor parte de la superficie sin concesiones. Desde este “pre-juicio”, la planta del Palacio de Congresos de Huesca se construye aceptando la división del programa en Sala Principal y Sala Polivalente como elementos hegemónicos del programa. Quedando separadas por un eje central que alojará instalaciones, servicios, almacenes, tres patios y un corredor de comunicaciones.

Podemos decir que el edificio es resultado de una lógica interna al funcionamiento.

El problema de los alzados es diferente: una piel continua se plegará sobre el programa. Construye “otra” imagen del edificio. Es como un trampantojo que da unidad a un todo que está dividido. Una línea divide el edificio: lo propio del suelo y lo propio del cielo. Lo primero es robusto y áspero, lo segundo una superficie tensa de cerámica vidriada con incrustaciones de alabastro. Por la noche desaparece el edificio al ser sustituida la volumetría por mil lámparas que evocan el firmamento; por el día, se refuerza la expresión volumétrica con deslizamientos, desplazamientos y superposiciones. 

Publicado con permiso de Imagen Subliminal

­http://www.imagensubliminal.com/

¿Le gustó este artículo?

Sí: 49     no: 49

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio