skip to main content

Museos de la naturaleza

/up/images/featured/images/museodelanaturaleza_1.jpg

Escondido en el corazón de los habitantes de la ciudad se haya el deseo de la naturaleza, los ciudadanos huyen regularmente para disfrutar de ella o construyen jardines, parques, zoos para traerla a la ciudad. El estado salvaje es un valor raro y codiciado y gastamos colectivamente grandes sumas de dinero para disfrutarlo aunque sea sólo algunos días al año. Pregúntate que porcentaje de tu tiempo y tu dinero gastas en ir de excursión, viajar a un parque natural, visitar zoos, tener un acuario, cuidar el jardín etc.

A pesar del valor que atribuimos a lo natural nuestras ciudades y nuestra agricultura no dejan de crecer convirtiendo a  lo natural en algo raro, algo para conservar,  para colocar en una urna de vidrio y mirarlo desde fuera, creando la ilusión de que no estamos interviniendo, de que la naturaleza sigue su curso. Este es el tema de este artículo: los últimos avances en museos de la naturaleza.

Todo empezó en nuestra casa, un día miramos por la ventana y nos dimos cuenta que fuera no había plantas ni árboles, sólo más casas, en este contexto alguien tuvo la idea de traer las vegetación al hogar.

La casa Elok en Singapur va más allá en la creación de una ilusión de naturaleza, convierte toda la casa en un bosque. Utiliza todos los recursos a su alcance: muros y cubiertas vegetales, macetas con un brillante juego de iluminación. De la misma manera, el salón de esta casa de Javier Senosian está completamente alfombrado por vegetación, sin duda ambos son espacios mágicos.

Sin embargo un jardín no es ni de lejos un ecosistema, su capacidad para generar vida es muy limitada y normalmente la vida que general no es desable y suele destruir el jardín.  El hombre también siente curiosidad por la fauna salvaje de la que no puede disfrutar en un entorno urbano y ha puesto todo su empeño en traerla a la ciudad.

El proyecto del aviario del zoo marítimo de Barcelona de Enric Ruiz Geli está compuesto por un recinto para aves cerrado por una malla que genera un espacio interior de 9000 m2. En el centro encontraremos una estructura parecida a la de un árbol que actúa como soporte para un paisaje verde hidropónico. (Había hablado anteriormente  de estructuras similares en el artículo imitando a los árboles).

Dentro del aviario se ha buscado recrear el paisaje de los pantanos, el hábitat natural de los pájaros, que son los especies naturales de los bosques de litoral y los pantanos. En este proyecto la referencia la marca los pantanos de Empordà.

Lo último en zoos es sin duda este maravilloso proyecto descubierto en Landscape+urbanism a traces de  tomorrow-thoughts-today: City zoo. Una estructura metal-vegetal parasita los edificios creando una serie de espacios donde habitan los animales.

A pesar de todo, un zoo no es un ecosistema, el grado de interrelaciones animales y vegetales para lograr un ecosistema es realmente complejo y frágil, el hombre hace grandes esfuerzos por desentrañar estos misterior para reproducirlos en acuarios, paludarios… por el momento el único éxito verdaderamente consistente han sido las ecoesferas de gorgonia.


Los espacios centrales de la academia de las ciencias de California de Renzo Piano son pequeñas reproducciones de bosque húmedos conde se controla temperatura, humedad, agua, nutrientes todo para el perfecto funcionamiento de estos microecosistemas artificiales.


El espacio ocupado por el hombre avanza inexorablente y no está muy lejos el día en que la única naturaleza que quede sea la que nosotros protejamos artificialmente (éste es uno de los conceptos que da origen a urbanarbolismo). El proceso ya ha empezado: los parques naturales no son otra cosa que lugares vallados donde se tiene un control artificial sobre el número de especies, sus migraciones y otras estadísticas. Todo para introducir nuevas especies que el hombre había extinguido,  elminar individuos considerados dañinos, en definitiva mantener el ecosistema en un congelado estado óptimo del que el hombre pueda disfrutar.

El artista Ikka Halso nos lo muestra  en estas preciosas imagenes, un mundo donde la naturaleza solo existe cuando es protegida por el hombre, es decir, nuestro mundo.

Imagenes vía ilkka.halso.net, worldarchitecturenews.com, hype desire, tallerbase.net, plataformaarquitectura, vía vulgare

Publicado con permiso de Arquitectura Crítica

­http://www.urbanarbolismo.es/

¿Le gustó este artículo?

Sí: 75     no: 70

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio