skip to main content

Del Proyecto a la Realidad - Pilar Baselga

/up/images/featured/images/4+patio.jpg

La ampliación del Reina Sofía es un edificio extraordinariamente fotogénico que cumple su función de momumento emblemático para la imagen de modernidad de la capital española. En cuanto a su estética y complejidad técnica es una obra con bastante repercusión en las revistas especializadas pero no es un hito en la carrera de Nouvel y funciona como un primo segundo del KKL de Lucerna pero sin lago, sin reflejos en el agua, sin postales sobre los campanarios de la vieja ciudad, y que tampoco tiene aquellas amplias ni luminosas terrazas, aquellos jardines ni espacios para el barrio que el proyecto prometía. En cuanto a estos espacios públicos Chaslin vaticinaba en el 2005 que serán “definitvamente unos lugares inhóspitos, sujeto a todo tipo de contaminaciones y se puede apostar que las pasarelas y terrazas, que se supone deben acoger una gran diversidad de actividades se cederán a las palomas y sus excrementos.12” Su vaticinio se ha cumplido, hoy en el 2009, nadie permanece más de 5 minutos en el patio o las terrazas, el tiempo suficiente para hacer una foto, comprar una entrada o preguntar algo en las taquillas, a menos de estar obligado por estar esperando al profesor.

Pasemos a estudiar punto por punto los diferentes espacios de la ampliación y veamos
qué prometía el proyecto y cuál ha sido el resultado final.

La cubierta:
Lo excepcional de este elemento radica en los extraordinarios voladizos, que alcanzan hasta los 36m de vuelo. Para ello se confeccionó una estructura de vigas de acero laminado, de alma llena, de 3,4m de altura en el área central, aminorándose hasta los 5cm del perímetro de las calles de la Ronda de Atocha y Argumosa. Esta estructura que cubre una superficie de 8000 m2 sostiene las placas de zinc en la parte superior y de aluminio en la parte inferior, con un porte de 35 m13.
Según me informó un arquitecto del COAM la cubierta infringe la normativa municipal sobre la rasante de las fachadas. Se dice que Nouvel se entrevistó con Aznar al respecto... y el proyecto siguió adelante.

Pero sin duda lo peor de esta gran cubierta es que funciona a modo de gran auricular que amplifica el ruido del intenso tráfico de la Ronda de Atocha y hace desagradable la permanencia de más de 5 minutos tanto en las terrazas como en el patio.

“También el tema de la gran cubierta unificadora, perfectamente plana , fue ensayada en Lucerna, y de manera magistral. Infinitamente mejor que aquí” apunta Chaslin14, y continúa sobre el patio: “En Madrid la situación es totalmente diferente. Y penosa. En el patio no penetran los graznidos de las gaviotas, ni las brumas , ni las irisaciones del lago, sino el estrépito de la Ronda de Atocha en forma de zumbido contínuo. Este Espacio es sombrío, algo dramático y no exento de belleza en cualquier caso. No ofrece los árboles prometidos en los planos del proyecto, por ahora ( a la espera de los tradicionales ficus en macetas), solo una escultura de Roy Lichtenstein, flaca y desgarbada, un objeto de aluminio solitario pintado de amarillo y negro, titulada Brushstroke. Este ambiente no ha impedido a la corresponsal de Le Figaro, entusiasmada por la conquista de España por parte de la Nouvelmanía, percibir un “patio plantado de árboles”. En efecto, la lectura de los artículos consultados sobre este edificio en las revistas especializadas parecen haber sido escritos por personas que no han siquiera mirado lo que realmente hay y acontece.

A pesar de un sol radiante el espacio es oscuro. El proyecto prometía una zona arbolada que atravesaba el patio hasta la calle del Hospital.

El patio es hoy un espacio de impresionante monumentalidad pero frio, ruidoso, oscuro y desangelado en el que la escultura de Lichtenstein se queda pequeña a pesar de sus 5 metros de altura, perdiendo así todo su sentido de gigantesco “brushtroke” en alusión pop al expresionismo abstracto al que se refiere.




La biblioteca:
Los libros están distribuidos en 4 niveles en 14 metros de altura Lo más sorprendente de la actual biblioteca es sin duda su oscuridad. El director, me confió :“Aunque en el proyecto original no hay mucho detalle sí que había una descripción de la iluminación. Con dos fachadas acristalaldas, una de ellas al Sur y un techo de cristal iluminado por luz cenital, el temor que yo tenía era que ibamos a necesitar gafas de sol.”

Los libros están iluminados de las 10 a las 21 horas, con fluorescentes cuando en el proyecto era por fibra óptica. Los fluorescentes sobre las ventanas están situados a tal altura que hace falta montar un andamio para reponerlos.

A pesar de que el programa de necesidades exigia la ausencia de escalones, los libros están repartidos en cuatro niveles diferentes a los que se accede por estrechas escaleras con altos peldaños. El director de la biblioteca me comentó “a mi me vendieron una biblioteca accesible con ascensor para todos los usuarios”. Lo cierto es que los dos ascensores existentes están reservados para el personal del museo. Los lectores deben subir y bajar todas las escaleras de esta biblioteca que se extiende en 14 metros de altura. Y la accesibilidad para minusvalidos es muy reducida, no pueden acceder a los altillos (niveles 2 y 4) y necesitan bibliotecarios que les ayuden.

Sobre la utilización de la madera de jatoba, Alberto Medem, al que consulté, realizó la siguientes puntualizaciones . “La madera de jatoba ya fue empleada por Nouvel en el proyecto del palacio de justicia de Nantes. Los resultados fueron buenos. Es una madera tropical de alta densidad y resistencia. Además es una madera roja que nos interesaba para acentuar las variantes de este color en todo el proyecto de la ampliación. El mejor tratamiento que se puede dar a una madera es aceitarla. Así se mantiene viva y en su aspecto más natural. Barnizarla es, en parte, matarla. Pero esta es, ante todo, una cuestión cultural y económica. En los países nórdicos, donde utilizan la madera mucho más que nosotros, no conciben otro tratamiento que no sea el aceite. Obviamente el mantenimiento de la madera aceitada es más caro que la barnizada,razón por la cual el museo reaccionó (tarde) contra nuestra recomendación.Greenpeace hizo una campaña muy demagoga sobre la procedencia de la Jatoba. Según ellos provenía de una explotación ilegal. Este es un problema que atañeexclusivamente al gobierno brasileño quien nos presentó todos los certificados legales exigibles en aquel momento”15.

En efecto, Greenpeace y Ecologistas en Acción denunciaron el uso de madera de jatoba proveniente de talas ilegales, los diarios ABC y El Mundo se hicieron eco de esta protesta (21 de octubre 2005)( ver articulos en 160 a 165). En cuanto al despliegue de madera de jatoba según el museo fue una imposición del arquitecto, que se empeñó en utilizar esta madera oscura, cara y escasa y tratarla con aceite. En lo que se refiere a su tamaño, permite que sus colecciones, de 130.000 volúmenes en la actualidad, crezcan sin dificultad. Tres grandes almacenes permiten
conservar hasta 250.000 volúmenes. Sin embargo, a pesar de todo, esta biblioteca tiene una grandísima ventaja, como puntualizaba su director : al estar en el corazón del edificio tiene su supervivencia asegurada porque atraerá su propia financiación, y esto es algo que debemos al
proyecto de Nouvel.

El auditorio:
Las paredes redondeadas que le dan su aspecto tan peculiar estan formadas por paneles de fibra de vidrio recubierto con poliuretano rojo brillante que refleja la luz de manera vistosa y divertida., aunque en varios lugares observamos desconchones.

Si bien este auditorio es famoso entre el público aficionado de Madrid por su excelente acústica, éste es sin duda técnicamente la parte peor realizada del conjunto, si entendemos que un auditorio es ante todo una “máquina” para hacer espectáculos musicales, como diría Le Corbusier, no solamente una caja de resonancia. El muelle de descarga de los instrumentos se hace por una rampa inclinada a la intemperie, al llegar al montacargas éste se abre sobre un muro de hormigón y no se pueden sacar las grandes cajas de las harpas.

Si dejamos las puertas abiertas, el retrete del camerino del director de orquesta es visible desde el escenario. Los cuatro pequeños camerinos son insuficientes para las orquestas de cámara que pueden tener hasta 50 músicos. Los coristas se tienen que cambiar de 5 en 5 porque lo hacen en los pasillos ya que el arquitecto no pensó en ellos. No hay ningun espacio para almacenar las cajas y fundas de los instrumentos que tienen que quedar encadenados por los pasillos, amontodnados en un camerino o a la intemperie en el muelle de descarga.

El acceso al escenario se hace directamente, por una puerta que da al pasillo, sin bambalinas, sin espacio en el que un músico pueda esperar a entrar o hacer un efecto en “off”. La tramoya de la iluminación es inexistente y no se pueden hacer espectáculos que requieran efectos de luces. No existe retorno en los camerinos para los artistas. En la sala del auditorio la cabina del ingeniero de sonido no tiene visibilidad y cuando se requiere un ingeniero tienen que retirar una fila de asientos e instalar su mesa de mezcla entre los espectadores, como si de un cine de barrio se tratara.

La iluminación del escenario es elemental y fija.
Las escaleras del público están solo iluminadas en el contrapeldaño. De manera que no se ve nada al bajar, solo al subir. El acceso para minusválidos existe en el acceso al público pero no en la zona de los músicos, cuando, sin ir más lejos, el más famoso violinista internacional, Itzhak Perlman tiene su movilidad y toca sentado en silla de ruedas.

El auditorio dispone de dos salas. La grande de 400 asientos y la pequeña de 200. Desafortunadamente el acceso del público a ambas salas se hace desde el mismo y único hall, de manera que no pueden celebrarse espectáculos simultáneamente por ser imposible controlar el acceso del público a una u otra sala. El hall es hermoso pero no hay asientos ni cafeteria. La comunicación con la cafetería de la planta baja es tan complicada que el público suele preferir no bajar en el intermedio porque no les da tiempo. Finalmente el guardarropa tiene un pequeño mostrador que se encuentra justo en una de las entradas de acceso al auditirio 400 por lo que hay que clausurarla cuando hay mucha gente que deja sus abrigos en invierno. Lo más sorprendente es que los conciertos en el auditorio Nouvel siempre se llenan mientras que cuando se celebran en el antiguo auditorio del Edificio Sabatini, que solo dispone de 150 asientos, ¡siempre sobran plazas! De nuevo, como en el caso de la biblioteca, el impacto visual del edificio garantiza su éxito público y, en consecuencia, su supervivencia.

La cafetería - restaurante:
Espectacularmente fotogénica, la cafetería se halla agazapada bajo el vientre rojo del auditorio y da lugar a escenas de pelicula muda cuando los turistas japoneses intentan entrar por lo que debería ser la puerta pero ya no es. En la actualidad, entramos desde el patio por la puerta de servicio que se encuentra en un rincón a la derecha junto a la salida de emergencia. La entrada original se tuvo que clausurar porque su diseño hacia imposible la climatización Era un gran panel de vidrio que pivotaba sobre su eje central pero suponía una perdida de calor en invierno y de aire acondicionado en verano. Para no romper la superficie brillante del carenaje rojo, Nouvel había previsto que cada mesa del restaurante estuviera conectada a tomas electricas desde el suelo.

Finalmente, el diseño de este restaurante corrió a cargo de una empresa española, escogida por la dirección del museo. La iluminación es tan escasa en la parte del restaurante que tienen que proveer a sus clientes de pequeñas linternas para que puedan leer el menú… Es frecuente encontrarse con sillas, mamparas, tiradores, biombos en la zona del restaurante porque el público suele confundir las puertas de los aseos con el acceso a las cocinas. Los muebles de corian blanco, material para encimeras y lavabos de quirófanos, son incómodos por lo invasivos. No fueron diseñados por Nouvel sino por la misma empresa que diseñó el espacio del restaurante. Su disposición obliga a un recorrido de obstáculos no exento de cierto riesgo de tropezarse en sus terminaciones en diagonal. Los que más los difrutan son los pequeños que los utilizan como toboganes. En cuanto a su éxito de público es escaso.

Las salas de exposiciones:
Según informa el Dossier sobre la ampliación del Museo, facilitado por el servicio de Prensa, los edificios de la Biblioteca y de Exposiciones temporales están construidos con acero laminado. Vigas y pilares han sido confeccionados con el corte por láser de palastros de 5cm de espesor, que se ejecutaron en los talleres de la empresa Horta y fueron trasladados hasta la obra en tramos de 12, 16 y 22m. Las nuevas salas de exposiciones temporales son capaces de exponer obras de gran formato. Son dos inmensos espacios diáfanos de 40mx 30m en la planta baja y 40m x 22m en la primera planta. Pueden soportar hasta 10.000 kg de peso. Tienen una altura libre de 6m. Un complejo sistema de iluminación permite contar con una iluminación indirecta que se gradua desde 0 a 1000 luxes16 y cuya temperatura de color también se puede graduar para permitir iluminación más cálida (luz amarilla) o más fría (luz de dia).

Si bien todo esto parece ser de alta tecnología la realidad es que el techo de las salas está demasiado presente, la fuente de luz está demasiado lejos del objeto a iluminar, debido a la excesiva altura de los techos, por lo que se debe sobre-iluminar para finalmente conseguir el efecto deseado. Sin embargo estos espacios completamente diáfanos generan unos montajes muy costosos. La disposición de la puerta de entrada en el centro del lado pequeño del rectángulo, las salidas de emergencia, los dispositivos anti-incendios y los grandes ventanales hacen que no se disponga de grandes lienzos contínuos de pared y obligan a construir grandes y altos tabiques para cada exposición.

El responsable de organizar estos espacios para las exposiciones comentaba que la iluminación natural que permite toda la pared del ventanal al patio es en realidad un problema a la hora de exponer, sobre todo obra sobre papel, y que, excepto para las exposiciones de esculturas, se ven obligados a cegar casi siempre toda es pared. La instalación del montacargas fue una cuestión muy debatida. Si la plataforma permite transportar grandes obras de mucho peso, como esculturas de Richard Serra, en ella no pueden viajar personas, solo objetos, por lo que es necesario la instalación de una cabina adjunta. Este segundo elemento encarecía el proyecto, y fue descartado. En la actualidad esto crea problemas cuando las obras son especialmente delicadas y los prestamistas exigen no querer dejarlas solas ni un minuto. Finalmente, los organizadores dicen casi preferir utilizar los espacios del antiguo Hospital que con sus altas bóvedas y largas paredes, logran, sin tener que hacer gran cosa, espacios con mayor personalidad. Y esto que me comentaban en enero de 2009 se acaba de confirmar con la decisión, por parte del nuevo director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, de instalar una parte de la colección permanente de los años 60 y 70 en estos espacios anodinos y celebrar, en cambio, las exposiciones temporales en el antiguo hospital, edificio que, según decía el programa del concurso, se iba a utilizar para exponer la colección permanente.

3. Conclusión

Los grandes credos de la arquitectura del siglo XX como La función dicta la forma de la Escuela de Chicago, Si la forma está adaptada a la función la forma será forzosamente bella de la Bauhaus o las Machines à habiter de Le Corbusier parecen en este siglo XXI pertenecer ya a la utopía de la arquitectura, cuando estudiamos detenidamente un edificio que ha costado a los españoles 85.478.358. Euros.

Desde 1999 hasta la inauguración en 2005, tres ministros de Cultura y tres directores se sucedieron a la cabeza del Museo Reina Sofía. Estos numerosos cambios afectaron sin duda a la buena realización del proyecto. ¿Hubiera sido mejor este edificio si el gran mago de la arquitectura contemporánea no hubiera puesto la obra bajo la dirección del joven arquitecto Alberto Medem, quien se inicio en la dirección de obra con este complejísimo proyecto? ¿A qué se deben estos enormes fallos de coordinación y comunicación entre los arquitectos y los distintos departamentos? ¿O acaso este edificio no es una excepción en el currículum del endiosado arquitecto y nos encontraríamos con los mismos fallos si estudiáramos, desde el punto de vista de su funcionalidad, sus famosas obras tan premiadas y vitoreadas por las autoridades internacionales? ¿Qué descubriríamos si estudiáramos con espíritu crítico el Cubo de Moneo en el Museo del Prado? Si se practicara más la crítica de la arquitecturacontemporánea, tal vez lograríamos que cada uno tomara conciencia de sus responsabilidades y asumiera las consecuencias de sus actos, sobre todo cuando estamos hablando de edificios públicos, hechos con dinero fruto del esfuerzo de todos y que van a quedar ahí para siempre.

“Los arquitectos nos hemos prostituido, hemos dejado de ordenar el espacio para construir símbolos”.

Así se expresaba un importante arquitecto español miembro del jurado, consciente del cambio de la arquitectura contemporánea, la arquitectura de una sociedad en la que la apariencia es lo que lleva al éxito, más que el contenido. En la arquitectura de nuestra época el impacto visual y la capacidad seductora de la forma han reemplazado por completo la preocupación sobre su uso y funcionalidad, unos aspectos que no parecen preocupar a los profesionales, ni a los políticos, ni a los críticos, ni siquiera a los contribuyentes y usuarios.

4- Bibliografía

Citaremos no la bibliografía consultada sino la que realmente ofrece datos interesantes.
AAVV, Jean Nouvel Luzern Concert Hall, Catálogo exposición, del 26.09 a 25.10 1998, Arkitecturgalerie, Luzern.
AAVV, MNCARS XXI concurso internacional de arquitectura, catálogo exposición, Museo nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid ,1999.
AAVV, Jean Nouvel, Catálogo exposición 16.09 al 9.12 2002, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, ARNABOLDI, Mario Antonio, La curva infinita del cervello: extension of Reina Sofia
Museum, Madrid, Arca, 2006 Sept., n.217, p.[18]-27
CHASLIN, François, Ich bin ein Spanier, Jean Nouvel entre Madrid y Barcelona, AV 2005, nº103, pp.104-111.
CHASLIN, François, Un destino francés, Jean Nouvel, premio Pritker , 2008, AV 2007 nº 116.
De hospital a museo. Ampliación del MNCARS. SEEAC, 2003. No figura autor. En biblioteca COAM.
Díaz Moreno, Cristina, García Grinda Efrén, “Una conversación con Jean Nouvel” , El Croquis 2002, nº112-113, pp.6-25.
Dossier de prensa del MNCARS, 2005.
Fernández Galiano, Luis, “El cielo protector” ,AV Arquitectura Viva, 2000 nº81-82, pp,196-199.
“Jean Nouvel. 1994-2002. Biografía”, El Croquis 2002 nº112-113, KUERT, Beat, L’architecture du miracle, portrait d’un architecte”, DVD, 55 min. edit. Al Castello,Suiza, 2008. En biblioteca del MNCARS.
Madrid un proyecto de futuro, DVD. 6 y 7 de octubre 2005, ciclo de conferencias filmadas. Organizan: MNCARS, Constructalia y Acelor, en la biblioteca del COAM.

---
8 “Jean Nouvel. 1994-2002. Biografía”, El Croquis 2002 nº112-113.
9 KUERT, Beat, L’architecture du miracle, portrait d’un architecte”, DVD, 55 min. edit. Al Castello,Suiza, 2008.
10 Jean Nouvel Luzern Concert Hall, Catalogo exposición, del 26.09 a 25.10 1998,Arkitecturgalerie, Luzern.
11 KUERT, Beat, L’architecture du miracle, portrait d’un architecte”, DVD, 55 min. edit. Al Castello,Suiza, 2008.
12 CHASLIN, François, Ich bin ein Spanier, Jean Nouvel entre Madrid y Barcelona, AV 2005, nº103, pp.104-111.
13 Madrid un proyecto de futuro, DVD. 6 y 7 de octubre 2005, ciclo de conferencias filmadas. Organizan: MNCARS, Constructalia y Acelor.
14 CHASLIN, François, Ich bin ein Spanier, Jean Nouvel entre Madrid y Barcelona, AV 2005, nº103, pp.104-111.
15 Entrevista con Alberto Medem, 8 y 12 de mayo de 2009.
16 Dossier de prensa del MNCARS, 2005.

Publicado con permiso de Arquitectura Crítica

­http://www.arquitecturacritica.com.ar/

¿Le gustó este artículo?

Sí: 65     no: 98

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio