skip to main content

Crean Casa Ecoscópica

/up/images/featured/images/01si.jpg

Proyecto experimental de casa no-ortogonal hecha de hormigón armado se desarrolla simultáneamente en Monterrey, Taipei en Taiwán y el puerto de Finisterre, en Galicia España. El concepto surge de Archipelagos, despacho de arquitectura cuyos socios están dispersos en cada ciudad.

Una propuesta arquitectónica de vivienda residencial que optimice elementos como el viento, la luz del sol y la humedad de la tierra, a través de un material de sólida inercia térmica, está en proceso en tres ciudades estratégicas del mundo: Monterrey, Taipei en Taiwán y el puerto de Finisterre, en Galicia España.

Diseñada por el despacho Archipelagos, la llamada Casa Ecoscópica es un proyecto experimental que consiste en levantar una residencia de forma no-ortogonal, construida enteramente de hormigón armado, pero diseñada para mantener el confort de sus habitantes y hacer armonía con el hábitat.

El proyecto para Monterrey está a cargo del madrileño Manolo Figueroa Ufer, socio fundador de Archipelagos y maestro de Arquitectura en el ITESM. La casa del puerto de Finisterre está en manos del segundo socio, el también madrileño Alberto Sánchez, y la responsable de la residencia en Taiwán es Ángela Soong, paisajista de origen taiwanés y profesora de la Universidad de Columbia.

“Ángela, Alberto y yo formamos una organización dispersa a través del globo, tratamos de romper las disciplinas, porque no somos únicamente diseñadores urbanos, o únicamente arquitectos o únicamente paisajistas. Lo que hacemos está en la intersección de estos tres ámbitos”, señala Figueroa Ufer, responsable de la casa que estará al extremo sur de Monterrey, cerca de la Sierra Madre.

Una Casa Ecoscópica tendría un costo por metro cuadrado, 50 por ciento mayor al estándar de residencias en México, el prototipo de Monterrey (imagen inferior izquierda) será el primero en quedar listo, pero hasta el primer semestre del 2010, ya que por ahora lleva un avance del 20 por ciento.

De acuerdo con Figueroa Ufer, la Casa Ecoscópica busca una organización espacial optimizada para con los flujos de energía que atraviesan el lugar, y una maximizacion de las interrelaciones entre los futuros habitantes de la casa y las demas especies que ya habitan el teritorio.

“La casa de Monterrey es la punta de lanza. La casa que proyectamos para España será una casa de costa y la de Taiwán estará ubicada en un ambiente más selvático. Los ecosistemas son muy distintos pero adoptamos una serie de directrices comunes para esta familia de proyectos: El movimiento del sol, las corrientes de viento que prevalezcan en la región, los flujos del agua en la zona, las vistas, los olores y sonidos. Toda esta serie de relaciones vienen a generar el diseño de la casa”.

Si bien es un material muy pesado y costoso, comenta Figueroa Ufer, el hormigón tiene una gran inercia térmica, o sea, que un sol muy caluroso tardaría muchas horas en empezar a calentar la estructura, lo que garantiza que se mantenga la temperatura ambiente del interior y se ahorre energía.

“La arquitectura creo que hoy en dia está en un punto de bifurcación; bien hacia lo extremadamente ligero, haciendo uso de materiales efímeros y considerando una vida útil corta y un impacto ambiental menor; o bien hacia una construcción más sustancial que contemple una larga vida util. Lo que me preocupa, de mucha de la llamada arquitectura sostenible, es su clara dependencia de artefactos de alta tecnología. La producción de esta casa no depende de un alto grado de desarrollo tecnológico, en absoluto. Lo que ponemos a prueba es un estudio exhaustivo del territorio, vis-a-vis la articulación formal del proyecto".

“Esta casa no-ortogonal, orientada a la luz del invierno y a las corrientes de aire prevalentes, será sostenible en cuanto a su forma. Es una vivienda experimental pendiente de una evaluación exhaustiva de su rendimiento”.

Autor: Mario Montenegro Uribe

Fuente: CasaMexico

¿Le gustó este artículo?

Sí: 90     no: 68

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio