skip to main content

Arquitectura e interfase

/up/images/featured/images/arquitecturainterfase_1.jpg

Escribo esta entrada motivado por una interesante conversación con el arquitecto Pedro Pesci a partir del análisis de un proyecto.

Hay componentes perceptivos que mantienen su vigencia a través de los siglos. Uno de los grandes aportes del Movimiento Moderno a la arquitectura fue el enseñarnos a percibir la esencia de los objetos, espacios, a partir de la abstracción. Esto nos permite un análisis y apredisaje mucho más rico de las arquitecturas precedentes, dado que podemos llegar al elemento generador del atributo espacial o formal que reconocemos. Uno de estos componentes es el que Rubén Pesci denomina la "interfase", que interpreto como el estadio entre dos sucesos: funcionales, constructivos, formales y espaciales; elementos arquitectónicos que posibilitan la dinámica del conjunto. Resuelven la transición e interacción entre los componentes del proyecto a partir del reconocimiento de sus límites.

La valía de un proyecto está muchas veces relacionada al correcto manejo de las interfases entre sus componentes: la interfase con su entorno desde la volumetría, la interfase con la calle desde el acceso, la interfase entre sus componentes constructivos -encuentro de materiales, detalles constructivos-, la interfase entre sus componentes funcionales -trancisión entre ambientes y funciones-, la interfase espacial -trancisión entre lo abierto y lo cerrado, entre una altura múltiple y una simple, y así podemos seguir. Desde esta búsqueda podemos analizar los diferentes edificios que reconocemos como valiosos, o los componentes que nuestra mirada reconoce como interesantes. El aprendisaje, a partir de la abstracción, es sumamente enriquecedor pues pragmatisa lo que valoramos sensorialmente.

A continuación analicemos brevemente una serie de edificios:

1. La casa Curutchet, uno de los componentes de este proyecto que más destaco es el manejo de la interfase con su entorno. La relación con la calle se da desde el vacío dejado en planta baja, el pórtico de acceso, la ubicación de la rampa y el vestíbulo de vidrio que organiza el acceso a la casa. Esta sucesión de hechos aporta riqueza espacial e introduce al visitante al doble programa del edificio, permitiendo su entendimiento a partir del recorrido.

La casa se relaciona con sus vecinos a partir del manejo de elementos formales y funcionales que generan la trancisión entre los volúmenes. Así ubica el techo de la terraza a la misma altura y plano que la casa vecina, y organiza los parasoles para acompañar al otro vecino.

La terraza alta es la interfase de la casa con el parque; resuelve los temas de privacidad y exposición solar, ofreciendo un espacio de trancisión entre el exterior y los ambientes sociales.

2. Para la casa Pesci el arquitecto sabe abstraer la composición de la Curutchet y toma las soluciones a las condicionantes del lugar adaptándolas para el caso específico. Así utiliza el porche en planta baja como interfase con la calle, generando un espacio semi-público desde donde se hace la pausa para ingresar. La terraza aparece en la primera planta, concebida bajo la misma reflexión que la Curutchet: optimizar el disfrute del espacio público sin perder privacidad, sirviendo de filtro visual y solar para los ambientes de la casa.

3. En la casa Rossi se repite la fórmula del porche cubierto, jugandose la casa más a la relación entre el verde interior y el exterior que buscando generar terrazas como las anteriores. El estar-comedor aparece como un puente que mira hacia ambos frentes, tomando la distancia necesaria para mantener la privacidad.

4. En la casa Ausejo el porche y vestíbulo abierto sirven como interfase con el exterior. La casa es cerrada en planta baja hacia el frente, sirviendose de esta trancisión espacial para organizar los accesos.

5. En la Villa Savoye Le Corbusier levanta el edificio para resolver la interfase con el suelo. Genera el porche cubierto, cierra con vidrio el vestíbulo y ubica la rampa para acceder a la primer piso. En la terraza del segundo piso se vale de la prolongación de los planos de la fachada para generar la interfase con el exterior, para mantener la privacidad de los usuarios y no perder la escala ante la inmensidad del verde.

Escrito por Aldo Facho Dede

Publicado con permiso de La forma moderna en Lationamérica

­http://laformamodernaenlatinoamerica.blogspot.com/

¿Le gustó este artículo?

Sí: 86     no: 60

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio