skip to main content

Ampliación Restaurante Marisol-Vaíllo & Irigaray + Galar

/up/images/featured/images/Ampliacion restaurante_1.jpg

Obra: Restaurante Marisol
Autores: Antonio Vaíllo Daniel, Juan Irigaray Huarte, Daniel Galar Irurre
Ubicación: Navarra, España
Fecha de proyecto: 2007
Fecha de construcción: 2008
Superficie: 596 m2 Fuente datos y fotografías: estudio Vaillo + Irigaray
Ver más fotos y planos

Restaurante Marisol, propone la construcción de un nuevo espacio como anexo a sus actuales instalaciones para albergar los usos complementarios en la celebración de eventos: situaciones variadas que tienen en común la necesidad de un espacio a cubierto, eminentemente abierto y con diferenciación de ambientes: suma de usos ambiguos, en un solo espacio sin perder cada uno su propia especificidad: terraza cubierta: bar, estar, TV y baile…

El nuevo espacio se sitúa en la esquina S-E , colmatando el triángulo existente entre la proyección de los dos viales y la edificación existente.

Estructuración del programa: El esquema organizativo obedece pautas similares a las de micro-estructuras orgánicas, más acordes con patrones de geometrías líquidas y/o gelatinosas que a estructuras cartesianas. El hecho de proponer un programa como suma de usos ambiguos y la necesidad de fundirlos en único espacio pero sin acabar de disolverse en la totalidad, establece unas pautas de trabajo empleando una geometría “blanda” y un tratamiento espacial unificado “aireado”.

La introducción, por tanto, de burbujas de aire-luz, en ese espacio y determinar unas leyes de conexión “magmáticas” establecen una geometría final similar a las visiones microscópicas de micro-organismos, donde la existencia de elementos flotando en un magma espeso que lo invade todo, establece una ley iso-mórfica sin dirección, únicamente deformadas por la presión de los contornos y con capacidad de crecimiento ilimitado.

En este tipo de geometrías los perímetros adquieren singular relevancia, dado que deben poseer una doble capacidad: la de cierre o contenedor y la adaptación a la presión exterior: para ello se genera de nuevo una bolsa dentro de otra bolsa, consiguiendo un espacio intermedio que actúa como colchón, capaz de adaptarse a cualquier geometría exterior (calles, edificio existente, etc.) sin perder su funcionalidad interior.

Lugar: Ante la edificación existente - instalada en una manzana clara y definida, pero compuesta a su vez por una suma de edificaciones de diferente factura, confeccionadas también en diferentes estadios temporales- el modo de operar ante una nueva actuación, se propone una intervención sin escala, buscando conexiones con el elemento unificador del conjunto: el seto vegetal perimetral que lo envuelve. De modo que tanto interior como exteriormente, el conjunto se identifica con ese perímetro vegetal amable y sugerente que lo envuelve.

Así por tanto, el nuevo espacio, se concibe como continuación del seto existente, envolviéndolo todo, pero sin ocultarse: manifestando su nueva identidad, no ya como elemento construido, sino como elemento re-forestado. Una nueva especie vegetal a brotado envolviendo el nuevo espacio…la similitud escalar entre elementos “vegetales” hace de la propuesta un nuevo modo de entender el nexo de conexión con lo existente.

Imagen: Esta nueva especie vegetal propone un cierre permeable, transpirable, que actúa tanto como control solar, como filtro visual y térmico.

Esta especie se confecciona a base de tubos de plástico reciclado de diversas coloraciones similares a las naturales, que a modo de “juncos, cañas, …”organiza un trenzado flexible, orgánico y deformable capaz de adaptarse a cualquier situación y geometría.

Ello posibilita la adaptación a las trazas urbanas, a los perímetros y edificaciones existentes dotando al espacio y al conjunto de una visión homogénea sin perder el espíritu original como espacio para eventos.

La relación amable y “natural” de la presencia con el perímetro vegetado invade también la nueva actuación.

Interiormente el espacio se diluye entre burbujas de aire, de luz, de pilares, que a modo de bosque pretende establecer un ambiente similar a la cobertura de una gran espacio natural: zonas de penumbra, claros de luz, etc….una atmósfera próxima a los sueños naturalistas de principio del s.XIX, cargados de misterio y fascinación por la posibilidad de anexionar definitivamente técnica y naturaleza.

Estructura autárquica: Un bosque de esbeltos pilares (60 y 80mm de diámetro) transmite las cargas desde la losa de 20cm de cubierta a una losa de cimentación de 25cm sobre una sub-base compactada sobre relleno de grava. La cimentación contiene los conductos de aire acondicionado de hormigón de 15cm que a su vez sirven de contención perimetral de la sub-base. Cada pilar recibe una carga mínima y tienen las uniones articuladas, esto permite la auto-distribución de cargas en función del agrupamiento de pilares o no. Una serie de pilares inclinados absorben los esfuerzos horizontales.

Carpintería con vidrios portantes: El cierre térmico se resuelve mediante un vidrio laminado 10+10 plano y curvo sobre carpintería oculta de aluminio anodinado de Vitrocsa. El sistema de rodamiento inferior hace que las puertas correderas funcionen apoyando el vidrio directamente sobre estos rodamientos. La carpintería, por tanto, queda reducida a un perfil que protege el canto del vidrio.

Hormigón Acústico: Las superficies de vidrio y hormigón que componen los paramentos del proyecto tienen un mal comportamiento acústico. Es por esto, que se ha trabajado la superficie de la losa de cubierta mediante un sistema de "huevera" realizada con un encofrado cuyo molde es una lámina drenante impermeable normalmente utilizada en trasdosados de muro contra terreno. Este texturizado hace que la onda se rompa y reduzca la reverberación del local. Como apoyo, se superponen unos techos de rollizos de madera en las zonas con nivel sonoro más elevado.

Reciblaje de materiales: En la medianera del edificio existente, se ha utilizado un revestimiento de salvaverde de polietileno reciclado, normalmente usado como protector de césped en zonas de tránsito pesado, volviendo al conceptualización vegetal del edificio. En los patios también se han reutilizado materiales de deshecho, tales como escoria de fábrica de vidrio, rechazos de piedra volcánica, etc.

Publicado con permiso de Arquitectura Crítica

 ­http://www.arquitecturacritica.com.ar/

¿Le gustó este artículo?

Sí: 91     no: 139

Compartir

Compartir


logo © 2007 4-INDUSTRY, s.r.o. Todos los derechos reservados. Política de provicidad –  Terminos de servicio